Un ‘Duende’ boricua llega a la Gran Urbe